Volando con ULU Yoga Aéreo en Bali

Ulu Yoga Aéreo

Reseña sobre mi experiencia en la formación presencial 50h YTT Yoga Aéreo con Ulu Yoga

Tras mi primera formación de 200h YTT en Hatha Yoga y Vinyasa y mi 300h YTT en Terapia Holística a través del Yoga en la escuela World Peace Yoga de Rishikesh (India), descubrí y me enamoré del Yoga Aéreo gracias a Raquel León, mi maestra y maravillosa profesional con la que me especialicé en Aeroyoga a través de su método: OMKARA YOGA AÉREO ® un método de enseñanza que, citando textualmente sus palabras, está «basado en el yoga y en la experiencia que usa el columpio de yoga como herramienta principal integrando diferentes estilos, disciplinas y técnicas con sensibilidad, en la tierra y en el aire, para mejorar a todos los niveles: físico, mental y espiritual». Esta experiencia la contaré en mayor profundidad en otro post, hoy me gustaría centrarme en la Formación de profesores en Yoga Aéreo con Ulu Yoga en Bali.

Como quizá ya sabes si te has dado un paseíto por mi web y/o redes sociales (si no lo has hecho te invito a hacerlo! 😉), actualmente dirijo Equilibriohm, un centro especializado en la práctica de yoga aéreo en el que también ofrecemos otras modalidades de yoga y talleres enfocados al bienestar emocional, físico, mental y espiritual. Hace aproximadamente un año que abrimos el estudio y, siendo sincera, desde que me dedico a ello al cien por cien he abandonado un poquito mi propia práctica, una de las principales razones por las que decidí realizar durante mis vacaciones de verano esta formación.

ULU Yoga es una escuela de educación continua registrada con Yoga Alliance, y su certificación de 50 horas cuenta para las horas adicionales de capacitación docente requeridas para mantener una posición a largo plazo dentro de Yoga Alliance (por si no lo sabes, han de cursarse al menos treinta horas de educación continua, con un mínimo de diez de esas son horas de contacto, dentro de los tres años de la inscripción inicial con ellos).

Mi objetivo con la formación en Yoga Aéreo de Ulu Yoga no era otro que el de recuperar el hábito de mi propia práctica, recibir y nutrirme de las enseñanzas de otros profesores y ya que «cada maestrillo tiene su librillo», conocer otros estilos y metodologías de enseñanza a la vez que profundizar y expandir mis conocimientos de Yoga Aéreo en sí.

¿Mereció la pena?

En general, sí.

Si bien es cierto que no llegué con altas expectativas y/o pretensiones, entre otras cosas porque me siento bastante satisfecha con la completísima formación y conocimientos recibidos por mi gurú Raquel, el objetivo de recuperar mis hábitos yoguis, tomarme unos días de práctica intensa y conocer otros acercamientos y formas de transmitir la práctica fue satisfactoriamente cumplido. Además, tuve la suerte de compartir la experiencia con otras seis almas voladoras, todas ellas ya profes de yoga y dedicándose a ello, lo que enriqueció aún más la formación per se.

Aunque la formación de Ulu Yoga es gestionada y liderada por Eddie (fundador de la escuela), gran parte de su contenido lo recibimos de la mano de Juliya Light, profesora de yoga y yoga aéreo desde hace años en Bali, que a pesar de su notable falta de experiencia como formadora de profesores, fue un encanto y puso su corazón en ello 💜.

Círculo de cierre de la formación Yoga Aéreo ULU Yoga
Círculo de cierre junto a mis almas voladoras incluida Juliya, nuestra profe

Las 50 horas de formación fueron repartidas en 6 días + el último día dedicado a la despedida y cierre final.

De lunes a sábado recibimos prácticas de Yoga Aéreo cada mañana, descanso para el desayuno que nos proporcionaban desde uno de los restaurantes vecinos (súper rico e incluido como parte del pack), la clase teórico-práctica en asanas específicas por bloques, un descanso para la comida (no incluida en el precio) y por la tarde dedicábamos otra hora y media al análisis de asanas y la práctica de su enseñanza concluyendo la jornada con otra clase guiada y/o taller especial.

El domingo, como parte del programa, pasamos la mañana en la playa realizando un reportaje fotográfico con algunas de las posturas aprendidas y, tras el desayuno, nos despedimos del resto de compis y profes en el círculo de cierre que puedes ver en la imagen de la izquierda.

Lo que más me gustó:

  • Las variedad de prácticas, especialmente con Eddie, por la calidad a la hora de dar instrucciones y la creatividad de sus secuencias
  • ¡El desayuno! Con un menú súper variado, completo y riquísimo
  • El manual, en términos de asanas es bastante completo para un primer acercamiento al Yoga Aéreo (si es tu caso)
  • La ubicación del retiro/formación, el resort donde nos alojamos en Uluwatu, en la costa sur de Bali, se encontraba lo suficientemente lejos del centro para disfrutar de un ambiente de paz y naturaleza bastante placentero. Dicho esto, aunque muy cerquita de la ciudad, era necesario bajar (¡y subir!) una cuesta maldita cada vez que querías acceder a la zona de restaurantes, tiendas y playas.
  • Confieso que aunque no me gusta nada posar, el photoshooting final nos regaló unas imágenes de recuerdo en un paraje de ensueño INCREÍBLES 😍

Cosas a mejorar (desde mi punto de vista):

  • Pocos días antes de mi llegada, me informaron que «debido a imprevistos de ultima hora» tenían que alojarme en otro resort vecino de calidad comparable o superior a la de mi reserva a lo que ingenuamente accedí. Al llegar al lugar, comprobé que dicha información no era del todo cierta, ya que el alojamiento inicial, además de ser más caro en las reservas de Booking, tenía mucha mejor pinta que el que finalmente me habían adjudicado. Me pareció un inicio un poco agridulce, pero como había accedido sin verificar previamente, decidí no darle más importancia y contentarme con el cambio (que tampoco estaba tan mal).
  • La organización en general, bastante mejorable. Entiendo que para este tipo de experiencias, hay que acudir con una mentalidad flexible, y que cambios y modificaciones pueden darse en el camino, pero me pareció que hubo mucho descontrol a la hora de gestionar los grupos y horarios y, sobre todo, en las actividades que supuestamente estaban incluidas en el pack (en mi caso, un taller de Ecstatic Dance y una tarde de sauna en un Spa cercano). No se nos facilitó el transporte a las mismas sino que se nos pidió reservarlo por nuestra cuenta y que posteriormente se nos pagaría, no hubo una organización respecto a la hora ni claridad en dichas actividades lo que, a mi parecer, resultó en una falta de cohesión grupal. Para más inri, el día destinado a la sauna, una vez llegamos (por nuestra cuenta y riesgo) al lugar, cual fue nuestra sorpresa cuando nos informaron que precisamente ese día debido a una actividad extraordinaria en su programa no estaba abierto el acceso a sauna por lo que tuvimos que volver por donde habíamos venido, caminito que nos hubiéramos ahorrado si la actividad hubiese estado bien gestionada y previamente comunicada por parte de la organización de ULU Yoga, Eddie nos ofreció ir al día siguiente pero para casi todas nosotras ese domingo era nuestro último día ya que la formación finalizaba y teníamos el check-out del resort.

En conclusión…

Reportaje de la formación Ulu Yoga Aéreo
Una de las imágenes del reportaje de Yoga Aéreo realizado por la escuela

Mi experiencia con la formación de Ulu Yoga ha sido positiva y enriquecedora, pero quizá con un precio algo elevado para lo que finalmente ofrecieron.

Considero que teniendo en cuenta que su público era un grupo en el que todas teníamos formaciones previas y nos dedicamos a la enseñanza de yoga en diferentes estilos, el contenido y calidad de las enseñanzas quedó un poco escaso y si ésta hubiera sido mi única formación en yoga aéreo no me parecería suficiente para lanzarme acto seguido a la enseñanza de esta modalidad. Por otra parte, siendo realistas, se trata de una formación intensiva con un tiempo muy limitado.

¡Aclárate Vicky! ¿¿Si o no?? Todo depende de la finalidad que para ti tenga la formación; si lo que buscas es pasar un buen rato, profundizar y mejorar tu práctica en un paraje paradisíaco de tierras balinesas esta puede ser una maravillosa opción, pero si realmente quieres formarte para incluir esta modalidad en tu estudio y/o clases no estoy segura si es la más adecuada.

¿Estás considerando un profesorado de yoga aéreo? No sé si te he ayudado o liado más 😅 pero estaré encantada de responder cualquier pregunta, puedes dejarla en comentarios o contactando por privado.

Un saludito almas voladoras, ¡nos leemos pronto!

Comparte

Índice

Leer más

Post relacionados

woman, body, anatomy-5786157.jpg

Revolución Bowspring ¿cómo sanar las emociones con movimiento?

Bowspring es un alineamiento corporal dinámico que aplica a la ciencia del Yoga las más recientes investigaciones biomecánicas y del tejido conectivo (o sistema miofascial) para armonizar de manera suave y equilibrada todas las partes del cuerpo. La fascia, esa segunda piel que todo lo envuelve y fusiona. ¿¡Qué rayos es eso del bowspring y

Ulu Yoga Aéreo

Volando con ULU Yoga Aéreo en Bali

Reseña sobre mi experiencia en la formación presencial 50h YTT Yoga Aéreo con Ulu Yoga Tras mi primera formación de 200h YTT en Hatha Yoga y Vinyasa y mi 300h YTT en Terapia Holística a través del Yoga en la escuela World Peace Yoga de Rishikesh (India), descubrí y me enamoré del Yoga Aéreo gracias

¿Porqué necesitas un retiro de yoga?

7 Razones por las que asistir a un retiro de Yoga Con el ruido y estrés diario al que diariamente nos sometemos, los retiros espirituales y de yoga son una experiencia cada vez más atractiva como opción vacacional o escapada de fin de semana. Por ello, si te planteas salir de la ciudad y desconectar

Yoga para hombres

El Yoga también es una práctica para hombres

Yoga para hombres De la necesidad de desmitificar mitos y falsas creencias acerca de que el yoga es «cosa de chicas», en las clases de Yoga para Hombres buscamos dar al público masculino un espacio en que sentirse cómodo y lejos de esos prejuicios y/o miedos. En las clases de Yoga para hombres, obtenemos todos

Ir arriba